Main menu

Mensaje del Director

Claudio Soto (Director Centro de Investigación para la Sustentabilidad UNAB)

En el planeta habitan 7,4 billones de personas y se espera que se alcancen los 10 billones en unas cuatro a seis décadas mas. Un crecimiento insostenible si consideramos que hace solo 90 años éramos 2 billones de personas en la tierra. La supervivencia actual y futura de la humanidad depende de los diversos recursos que obtenemos del planeta: ríos y lagos, océanos, pesquerías, bosques, especies silvestres, energía, calidad del aire y el clima. Actualmente para satisfacer nuestras necesidades, utilizamos tres veces mas de los recursos y servicios ecosistémicos que el planeta puede generar. Los impactos del ser humano en los procesos naturales del planeta han sido tales, que la ciencia ha propuesto el inicio una nueva era, la del Antropoceno.

Los cambios en el clima a consecuencia de los gases de efecto invernadero, han producido por ejemplo que el 2016 fuese el año mas caliente de la historia, es así que debido a la sequía y la desertificación cada año se pierden mas de 12 millones de hectáreas cultivables en el mundo. La presión sobre los ecosistemas naturales es cada vez mayor y como consecuencia se ha estimado que cerca de 500 especies de vertebrados se han extinguido producto del ser humano en el ultimo siglo.

Chile no está ajeno a esta realidad, recientemente el MOP publicó el atlas del agua, donde se revela la crítica situación de escasez de agua en la zona centro-norte del país, por ejemplo los ríos Huasco y Elqui han disminuido su caudal histórico en un 84 y 73%, respectivamente. El año pasado fuimos testigos del evento de mortalidad de ballenas mas grande de la historia, mas de 300 ballenas aparecieron muertas en las costas de los mares Australes. Asimismo, los episodios mas intensos de marea roja que se tiene registro, tuvieron a Chiloé sumido en una crisis social sin precedentes. Por último los peores incendios forestales que recuerda la zona central de Chile se encuentran recrudecidos por los efectos de las altas temperaturas y prologada sequía.

Disminuir el impacto de nuestras vidas sobre el planeta, el mismo que permite nuestra supervivencia debiese ser una obligación moral. Así lo entendieron los lideres del mundo en la reunión del COP21, incluido el ex-presidente de EE.UU. Barack Obama quien indicó que “ningún desafío significa una amenaza mas grande para las futuras generaciones que el cambio climático”. Con las decisiones adecuadas podemos asegurar el bienestar de las personas, la economía, la seguridad alimentaria, la estabilidad social y lucha contra la pobreza, es decir el futuro de la humanidad.

Considerando el contexto actual de crisis medioambiental y cambio climático, así como el importante rol que cumplen las Universidades, es que la Universidad Andrés Bello (UNAB) crea el año 2010 el Centro de Investigación para la Sustentabilidad (CIS). El CIS tiene como objetivo central promover la investigación de excelencia en sustentabilidad, el cuidado del medio ambiente y la biodiversidad, a través de un equipo multidisciplinario, comunicando sus resultados a la comunidad y contribuyendo al desarrollo de políticas publicas medioambientales. A través de la generación de nuevo conocimiento, adjudicación de proyectos, vinculación con el medio, firma de convenios nacionales y extranjeros y la opinión experta de sus miembros, el CIS se ha transformado en un actor relevante en el debate nacional de temas medioambientales y aporta al desarrollo de una sociedad mas sustentable y con mayor respeto al medio ambiente.

Dr. Claudio Soto Azat
Director
Centro de Investigación para la Sustentabilidad